Archivo de la etiqueta: Sulkava

Corégono blanco: delicias de Savonia

El corégono blanco es la comida más esperada cuando vamos a Sulkava, a la casa de la abuela Rauni. Sulkava es una municipalidad de Savonia.

El corégono blanco (Coregonus albula) es un pez de agua dulce que habita los lagos y los ríos del norte de Europa, principalmente en Finlandia, Suecia, Rusia y Estonia, y en algunos lagos de Escocia y de Inglaterra.
Los compramos fresquitos, recién salidos del lago, y si son ahumandos recién ahumaditos a la mañana. Los venden en un kiosco chiquito en el centro de Sulkava. Pero hoy los compramos crudos, y los hicimos fritos en margarina. Algunos están empanados con centeno y sal, pero esos no se fríen con los otros, para que los otros no les caiga gluten sin querer. Son los corégonos más ricos que comí, y por supuesto no se consiguen así en Helsinki.

Corégono blanco en la sartén

Corégono blanco en la sartén

Corégonos dorados

Corégonos dorados

Se sirven en la mesa con las papas y una ensalada. Se pueden comer de cualquier manera, pero tienen que estar calentitos. Se puede poner un poco de jugo de limón.

Un detalle, cuando uno saca una foto y quiere que la gente sonría entonces todos dicen corégono (“muikku” en finés), en vez de nuestro “whisky”.  En nuestra familia decimos “pescadito frito” porque hasta ahora no sabíamos como se traducía la palabra.

Corégonos en el horno a leña

Corégonos en el horno a leña

Torta rotita de chocolate

Esta torta no tiene harinas, entonces es naturalmente sin gluten. Ahora aprendimos que las cosas que dicen sin gluten tienen un porcentaje de gluten, bajo, pero gluten al fin. En cambio las que dicen que son naturalmente sin gluten no tienen nada de nada.

Torta y galletitas en la mesa

La receta la sacamos del libro de Robin Russell “Cocina sin gluten”.

Ingredientes

200g de manteca (le pusimos margarina)

200g de chocolate amargo

6 yemas de huevo y 6 claras separadas

2,5 dl (tacitas chiquitas) de azúcar.

Decoración de arriba:

Dibujito con azúcar impalpable.

Prender el horno a 180 grados. Enmantecar el molde y ponerle papel para hornear. Alrededor de 26cm de diámetro. Mezclar la manteca con el chococlate a baño maría hasta que se derritan. Meclar las yemas con la azúcar hasta que queden claritas. Mezclar las claras a punto nieve y mezclar todo con cuidado. Poner en el molde y hornear 45 minutos, hasta que el medio esté durito. Dejar enfriar en el molde. Va a bajarse y romperse, pero así tiene que ser. Los bordes quedan más altos. Sacarla del molde, sacar el papel y servirla con la parte rota para arriba. Antes de servirla decorarla.

Alma le hizo un corazón con un moldecito de cartón y quedó hermosa 😉

Es riquísima y ya me pidió que la haga para el cumple de Inkeri (la amiga querida de Alma).

una torta para románticos

Pavo arrollado en el horno de la abuela

Fuimos a Sulkava, a Päivänrinne la casa de la bisabuela de Alma y Eliel. Ahí hicimos muchas cosas ricas.

En realidad no hicimos mucho más que incrustarle con los dedos ajo egipcio (es uno medio azul) y romero fresco. Sal no necesitaba porque ya tenía. Salió riquísimo y es muy rendidor. Comimos como 4 comidas el pavo. También está bueno porque tiene poca grasa.

El pavo adovado

Lo acompañamos con una ensalada con Quinoa, berenjenas, morrones, canela, cardamomo, perejil y cebollita (todo esto rehogado).

Alma revolviendo el quinoa

Ayuda tener un horno de leña, todo sale muy rico. Este es el horno de la abuela Rauni.

El horno a leña de la abuela Rauni, calienta la casa y podemos cocinar