Archivo de la categoría: plato principal

Verde que te quiero verde: torta dulce de palta/ aguacate

Esta torta la hice un par de veces. No tiene glute, no se cocina y no lleva tampoco lacteos ni huevos.

Ingredientes

Masa:

12 dátiles frescos

10 castañas de cajú

3 cucharadas de Tahini

Relleno:

  • 4 paltas o aguacates
  • 1/2 taza de jugo de lima
  • 1/2 taza de miel o melaza
  • 2 cucharadas de aceite de coco (del blanco orgánico)
  • 2 cucharaditas de la pulpa de las limas
  • un chorrito de agua de rosas

Masa:

Pasar todo por la procesadora o cortar los dátiles y las castañas chiquitas y mezclar con el tahini. Cuando es una pasta densa, se la pone dentro de un molde de torta. Poner un papel antes para que no se pegue a la base. Después se puede poner al freezer. Dura mucho tiempo. Cuando la necesitás se puede sacar y seguir con las otras capas.

Relleno:

Mezclar todo en la procesadora y poner en el freezer.

Sacar del freezer para servir una hora antes de que lo quieran comer.

Nos encantó, es como fresca y saludable.

Tota de palta y Alma lee el Pato Donalds

Tota de palta y Alma lee el Pato Donalds

 

Samosas de papel de arroz con chutney de menta

Tenemos mucha menta. El jardín se nos llenó de una menta con gusto a chocolate africana que compré una vez y de la menta común. Parece que es mejor plantar la menta separada, pero todavía estoy en mis principios con la jardinería.

Samosas de papel de arroz

papel de arroz (medio paquete)

2 cucharas de aceite de coco

1 cebolla

2 dientes de ajo

1 cucharita de jengibre rallado

1 dl de castañas de cajú.

3 zanahorias

1 zuchini mediano rallado (puede ser un zapallito redondo también)

1 dl de garbanzos

1 dl de arvejas

1 cucharadita de semillas de cardamomo

1/2 cucharada de semillas de coriandro (las partí en el mortero)

1/2 cucharadita de canela

1/2 cucharadita de curry

sal
IMG_2828 IMG_2825

Cortar las zanahorias y la cebolla chiquita.

Saltar las castañas de cajú hasta que queden tostaditas. Picarlas en el mortero.

Calentar el aceite de coco y saltar las semillas durante un minuto, agregar la cebolla, el jengibre y el resto de las especies. Después de 5 minutos se agrega el ajo. Al final se ponen los garbanzos, el zapallito, y las arvejas. Mezclar todo y poner sal a gusto.

Poner en un plato agua y poner el papel de arroz (usé los que tienen un cuarto de círculo y salían muy bien los paquetitos). Se pone uno por vez. Más o menos 30 o 40 segundos.  Después se lo apoya en un plato común limpio, se pone en el medio el relleno y se cierra. Cada uno listo se deja en la bandeja para el horno (sobre la bandeja del horno hay que poner el papel de hornear y sobre el papel de hornear le puse también aceite de coco). Así se van haciendo las samosas. Llevan su tiempo porque hay que esperar que ablande el papel de arroz.

Cuando terminaron de hacer todo el relleno se lo pone al horno. A 200 grados, por mas o menos 15 minutos. Hay que mirar todo el tiempo. Después se los da vuelta y se los deja otros 15 minutos. Tienen que quedar marroncitos.

Chutney de menta

Minttuchutney

2 paquetes de menta fuerte

1 diente de ajo

1 cucharita de jengibre rallado

2 dátiles blandos (le puse también la pasta de dátiles y queda muy bien)

1/2 cucharita de chili

1/2 jugo de lima

2 cucharadas de aceite (le puse aceite de palta- puede ser de oliva)

sal

Se ponen todos los ingredientes en un bol y se tritura todo con la máquina. Agregar aceite si parece demasiado denso. Se pone el chutney sobre las samosas.

Pasta de menta

Y me siguió quedando menta en el jardín. Esta vez hice una pasta con una planta de menta, 2 dl de castañas de cajú, chili, aceite de palta y sal. Quedó muy buena.

En el invierno comemos raíces… y perdices

Ahora tenemos un nuevo proyecto que me motiva más a explorar con la comida. Resulta que con unos vecinos nos organizamos y tenemos un círculo de comida, o un grupo de gente que compramos comida directamente del productor. Somos 35 familias! Nuestro nombre es Totoro, en honor al hermoso personaje animado de mi vecino Totoro. Cada uno paga lo suyo pero nos turnamos para hacer el reparto. Hay que dividir la compra que llega toda junta. Pedimos la comida por Internet. Tenemos un grupo en Facebook, donde se supone que podríamos intercambiar recetas pero hasta ahora lo que más pasa es que se pide ayuda y consejos para usar la interface del proveedor (que es espantosa!). Espero que pronto funcione lo del intercambio de recetas.

Timo comiendo una raíz

Pero volviendo a la comida: cada 15 días llega a mi edificio unas verduras geniales. Ahora como es invierno lo que más compro son raices. Tenemos en casa siempre: pastinaca sativa o la chirivía, raíz de apio, marenquera, o aguaturma, zanahoria (de esta no necesitan el link ;-), colinabo o naba,

Lo de las perdices se los debo. Eso es para otro artículo.

Ok. Vamos a la receta que mejor me salió. La saqué de un libro muy copado que se llama comida de estación (Kausiruoka). El libro dá algunas claves para cocinar generando el mínimo de daño al medio ambiente. Lo mejor es que tiene muchas recetas muy fáciles y baratas para alguien que busca su comida en Finlandia.

una foto horrible de una comida muy rica!

Chirivía con ajo y miel

1 kg de chirivía

2 cucharadas de miel

4 ajos enteros

1/2 vasito chiquito de aceite o dl

3 cucharitas de tomillo

1 cucharita de sal

1 cucharita de pimienta

Instrucciones:

Pelar la chirivía y cortarla en trozos largos. Hervirla 5min en poca agua. Sacar del ajo la parte exterior, pero dejar los dientes enteros. Poner todo en un recipiente para el horno unos 25 min a 225 grados. De vez en cuando hay que mezclarlo. Se ofrece caliente!

Tarta de acelga y ricota

Pensé que este año que estoy en Buenos Aires me quiero concentrar en algunos clásicos portenos. Acá las tartas son una comida de todos los días muy incorporada. Tienen la ventaja que no necesitan calentarse en el horno, a diferencia de las empanadas (que en el micro-ondas quedan blandengues). Son fáciles de transportar para las viandas de Alma del colegio o la que Timo lleva al trabajo. También me pasa, que al hacer tantas tartas, lo tengo ya tan conocido el proceso que me sale muy fácil.

Ingredientes masa

un huevo

100gr de manteca

un pocillo de harina de arvejas

dos pocillos de harina pre-mezcla

Ingredientes relleno

dos paquetes de acelga

4 huevos

un paquete de ricota (creo que son 200gr)

cebollita de verdeo (3 plantitas)

pimienta y sal a gusto

Preparación

Mezclar los ingredientes de la masa hasta hacer un bollo. Estirar la masa sobre la tartera sin enharinar. Con los dedos uno la va poniendo, no se estira esta masa con palo de amasar. Si se hace un agujerito, se saca un poco de masa de donde hay más y se repara. Después dejar en la heladera media hora, mientras se hace el relleno.

Lavar y hervir la acelga. Escurrirla y cortarla. Cortar la cebollita de verdeo chiquita y saltarla en aceite. Mezclar la acelga con la cebollita, con la ricota y los huevos. Agregar sal y pimienta a gusto. Poner la mezcla sobre la masa, en la tartera. Poner al horno hasta que esté cocida. Alrededor de una hora.

hummm! La acelga no es común en Finlandia, y es una de las cosas con las que me reencuentro cuendo estoy en Buenos Aires. Acelga en finés parece que se dice: lehtimangoldi, pero nunca escuché la palabra y aparte en la foto de Wikipedia es muy distinta a la acelga que comemos acá. Tiene los tallos rojos!

acelga esperando para ser hervida

acelga esperando para ser hervida

Empezando de 0: celíacos en Buenos Aires

Asado,  carne a la parrilla (se calcula media kilo por persona de carne)Esta no es una entrada como las anteriores donde pongo recetas, sino es mi entender del estado de situación de los celíacos en Buenos Aires. Seguramente me equivoco en muchas cosas, porque acabo de llegar y no tengo toda la data, pero esto es lo que ve una familia recién mudada.

Después de cuatro días en Buenos Aires me doy cuenta que tener una familia celíaca en Finlandia es una papa, comparado con la complejidad del problema en Argentina. Lo primero y principal es que en Finlandia se puede confiar en las etiquetas de los productos, porque si dice que no tiene nada que contenga gluten, entonces no lo tiene. En cambio acá, en Argentina, solo se puede confiar en unas listas que proveen las asociaciones de celíacos. Yo tengo una de ACELA, una asociación de asistencia al celíaco.  Esta es la que cayó primero en mis manos.

Entonces, por ejemplo, cosas que en Helsinki jamás tuve que prestar atención, como si en los fiambres o en las especies en polvo hay aditivos con gluten, acá hay que tener. La elaboración de comidas acá es muy diferente, y desgraciadamente alimentos a los que nunca se me ocurriría que podrían tener gluten, lo tienen.

Parece que hay algunos supermercados que tienen algo para celíacos. En Jumbo hay hasta una pequeña góndola, con galletitas, harinas, golosinas y no mucho más. En otros supermercados más chicos no hay góndola especial de productos aptos.

Hay que tener mucho cuidado entonces hasta en la casa de amigos, porque las especies no pueden estar contaminadas. O les decís a los amigos que usen las especies permitidas por las listas o que no usen especies, lo que es un aburrimiento total. A eso sumado que la cocina Argentina tiene mucho queso mantecoso, entonces también hay que aclararles las marcas de quesos que son aptos. Un verdadero merengue!

Todo puede estar contaminado y los celíacos argentinos tienen un límite de gluten mucho más estricto.  Para denominar un producto “Sin TACC, libre de gluten” puede tener como máximo 20mg/kg. En cambio en Finlandia hasta ahora la clasificación era: “sin gluten” (gluteeniton) 200mg/kg y “naturalmente sin gluten” (luontaisesti gluteeniton) 20mg/kg. En general un celíaco empieza con una dieta sin gluten y en caso de no mejorar pasa a una naturalmente sin gluten. Ahora, a partir de las nuevas directivas europeas cambiaron las denominaciones y los límites. “Con poquísimo gluten” (erittäin vähägluteeninen) son 100mg/kg y “sin gluten”(gluteeniton) es hasta 20mg/kg. Esta es la denominación y los límites que se usan hoy en día.

Siguiendo con las diferencias. En Finlandia se puede comer avena, si es elaborada en molinos diferentes y no hay contaminación. Se hicieron muchos estudios y se comprobó que la avena es aceptada y no produce daño en los celíacos si es pura. Acá en Argentina, no hay avena pura, y se considera que la avena hace mal a los celíacos. La A de TACC viene de avena. Es una pena, porque es una fuente de fibra muy importante. Quizás ahora que la ley celíaca está aprobada (acaba de aprobarse en Diciembre 2009) se hagan más inversiones en investigación, para poder integrar la avena a los alimentos permitidos. También se necesita un molino dispuesto a no trabajar con otros cereales.

Sin entrar en detalles, la ley celíaca es un logro muy grande para la comunidad Argentina y cuando se empiece a implementar ganaremos en calidad de vida, porque podremos confiar en las etiquetas.

En Buenos Aires, como en toda ciudad grande de un país con muchas diferencias sociales hay una oferta muy variada de servicios. Entonces es posible que te traigan productos a la casa, como pastas caseras, o alfajores (la especialidad dulce local).

En Finlandia se puede contar con ir casi a cualquier restaurant y contar con un menú para celíacos. Incluso los paradores al costado de la ruta, o el vagón comedor del tren. Acá, en mi Buenos Aires querida,  solo se puede contar con algunos restaurants (creo que no llegan a 5) y hay que llamar antes para avisar. Cuando haya experimentado algunos haré una entrada sobre el tema.

Algunas claves de Buenos Aires:

En las dietéticas se encuentran muchas cosas, desde panificados hasta semillas y pastas frescas. Acá un par de direcciones de algunas dietéticas que se aliaron a la causa:

Dietética El castaño Echeverria 3341 (8 a 13:30 y de 15:30 a 20 hs.) Se pueden comprar harinas y otros productos.

Dietética:100% Natural. Bulnes 2042, Palermo.

Dietética: Casablanca. Malabia 351. Villa Crespo.

Como los porteños no podemos vivir sin empanadas y pastas frescas, acá algunas soluciones:

“La Casa de Matías” Concepción Arenal 3519 (4552-2332). Tapas de empanadas, pastas, empanadas, pizzas sin gluten.

Tante Gretty. Martín Rodriguez 902 (1607) Villa Adelina. (4776-9672). Muchos panificados y harinas. Traen a domicilio.

Dominika.Pastas, medialunas y pizzetas. (4240-3513). Traen a domicilio.

IlSole. Alimentos congelados. 156707-1400/ 156707-1100. Traen a domicilio.

La Delfina. Heredia 582. Ciudad de Buenos Aires. (4551-5683)

Y para los amantes de las tortas:

CeliGourmet: Charcas 4787. Tortas, panificados, chocolates y otros.

Las galletitas y el picoteo

De todas las cruzadas de mi vida una que no puedo dejar es la de estar en contra de las galletitas industriales como merienda y desayuno institucionalizado en jardines de infantes porteños y también adoptado por la gran mayoría de las madres. Hay muchas cosas que me causan rechazo, pero que las madres no puedan aunque sea 3 veces por semana ofrecer frutas, o yogurt con musli o alguna otra opción más sana me cuesta entender. En este país donde hay una variedad de frutas fantástica, donde se consiguen frescas y relativamente baratas, no entiendo que pasó, como las fábricas de galletitas lograron imponerse. Cuando alguna mamá solidaria de una amiga de mi hija compra galletitas aptas para celíacos, cómo le digo que prefiero que no le convide galletitas a media mañana?

El picoteo de galletitas o lo que sea en cualquier momento es algo totalmente aceptado en Buenos Aires. En general si te invitan a cenar, no te dan de cenar propiamente dicho antes de las 10 de la noche. Entonces hay una picada, un picoteo de porquerías estilo papas fritas, aceitunas, pan, quesito. Como uno se muere de hambre a esa hora, porque en realidad podríamos todos estar cenando una hora antes, nos llenamos de la picadita. O sea que cuando viene la comida ya no tenemos nada de hambre. Chupate el dedo grande!

Libros para celíacos naturistas

Lo último que me pasó en estos días es que fui a consultar un nutricionista, para que me de ideas y me cuente la verdad de la milanesa en esto de la dieta porteña. La consulta fue productiva, me dio un montón de información y alguna ideíta. Ahí, en esa consulta, me desayuné con que soy naturista: Ja!

Cuando le pedí que me recomiende libros de recetas para celíacos me dijo que lo que yo necesitaba era un libro para celíacos naturistas. Yo y otros como los colaboradores de Wikipedia siempre pensamos que naturistas son los que practican el nudismo. En Buenos Aires se usa la palabra para decir que uno come comida sana. Entre otras cosas mi cruzada contra el picoteo y las galletitas dulces me clasifican como naturista. Es para mi una novedad, porque en Finlandia no me considero una persona que come muy diferente a otros, quizás más variado por ser extranjera e introducir cosas de la comida Argentina, pero no más sano.

Entonces ahora necesito que me recomienden libros para naturistas celíacos. Si alguien tiene alguna idea de algún libro que le enseñó a cocinar con las cosas que hay en Buenos Aires sin gluten, por favor mándenme los datos.

Y se vino el invierno, con sus sopitas

Hay un par de sopas rápidas a base de pure de zanahoria que no me quiero olvidar. Acá las sopas a base de puré de verduras son un clásico. Al principio me parecían demasiado parecido a una papilla de bebé, un poco desabrida, pero estas dos están bárbaras. Una cosa que estas sopas sean una comida super rápida, es que acá en Finlandia se consiguen los pures, sin conservantes y sin aditivos ya listos en un paquete con forma de sachet.

sachet de zanahoria

Sopa de Tris de zanahoria y naranja

Esta me la pasó la tía Tristana, que la encontró en un sitio venezolano y yo la modifiqué para hacerla acá. Esta es la receta original con medidas para latinoamerica.

2 sachets de zanahoria en puré/ o un kilo de zanahorias hervidas y pisadas

6 naranjas (su jugo)

3 cucharitas de pimentón dulce en polvo (en la receta original decía algunas hebras de azafrán, pero yo la cambié)

3 dientes de ajo exprimido

sal

pimienta

una cucharada de manteca

6dl de agua

semillas de piña tostadas solo un poquito

Instrucciones

Cocinar las zanahorias, pasarlas por la trituradora, agregar el jugo y el agua. Cocinar hasta que quede la consistencia deseada. Cuando se sirve se le agrega las semillas de pina tostadas arriba.

Alma tomando la sopa

Sopa de zanahorias y leche de coco

No pongo otra foto acá, porque la verdad es que de pinta es muy parecida a la anterior. Adivinen por qué?

Ingredientes

2 sachets de puré de zanahoria / un kilo de zanahorias hervidos y pisados

una lata de leche de coco 400gr

langostinos 250gr

una pizca de chile

sal y pimienta a gusto

4dl de agua

una planta de coriandro fresco cortado finito

Instrucciones

Poner todo en la olla menos el coriandro que se usa al final para servir. Cocinar por 10 minutos hasta que los langostinos estén listos.

Tarta de chantarelas y espinaca

Es la época de los hongos y las setas acá. Esta tarta fue una improvisación del momento porque teníamos en la heladera unas chantarelas y espinaca fresca.  Salió genial.

Ingredientes para el relleno

500 gr de hongos chantarela

70gr de espinaca fresca

4 huevos

2 cebollas grandes

3 dientes de ajo

1 cucharita de comino

sal a gusto

Ingredientes de la masa

3dl de harina de quinoa

100 gr de manteca o margarina

1 huevo

Tarta de chantarelas y espinaca

Tarta de chantarelas y espinaca

Instrucciones

1. Primero hacer la masa. Derretir la manteca, agregar la harina y el huevo. Es una masa que se estira directamente en la tartera, no se necesita amazar. Ponerla en la heladera hasta cocinar el resto.

2. Saltar la cebolla y el ajo picado, después de un rato agregar los hongos chantarelas y no cocinarlos mucho, agregar el comino. Apagar el fuego. Después de un rato agregarle los huevos y revolver.

3. Poner la espinaca fresca sobre la masa, cubriendo todo el fondo. Vertir la mezcla arriba.

4. Cocinar durante una hora, más o menos en el horno a 175grados. Hasta cuando el huevo esté cocido y los hongos doraditos.

Dejar descansar un rato cuando sale del horno, antes de servir en la mesa. Qué delicia!

una porción de tarta

una porción de tarta